• Paula Núñez

MÁQUINAS TENEBROSAS

¿Cómo derrotar el miedo?

La gran mayoría de nosotros recordamos con cierto “sin sabor” nuestra primera

experiencia en el Gym.


No importa si fue hace diez años o esta semana, puedo asegurarte que todos tuvimos una experiencia muy similar a esta:


Un lugar que no conocés, mucha gente “carga” entrenando, muchas máquinas y cosas que nunca habías visto.

U otra historia común, es la del típico amigo que te lleva por primera vez y para "ayudarte" te dice: ¡vamos, y entrenemos con mi programa! Al día siguiente te dolía todo el cuerpo como nunca antes. ¿Cierto?


Si tuviste suerte topaste con un entrenador y este luego de una pequeña

“entrevista” se encargó de ayudarte ese día. Ahí tuviste tu primer acercamiento a una máquina del gym. ¿La recordás?


Ese día el entrenador te dijo que primero tenías que calentar con las máquinas de cardio.


¿Calentar? ¿Cardio? Tal vez ni tenías idea de qué era ninguna de las dos, pero igual contestaste ¡Ok! ¡Perfecto!


Ahí ibas vos, detrás del entrenador al área de cardio, y viene otra pregunta:


¿Preferís banda, elíptica o bicicleta?

gif

Acá, en medio de dudas es donde nacen los “miedos” a una máquinas del gym.


¿Cuál será más fácil? ¿Cómo se usa? ¿Y si la usó mal? ¿Y si me caigo? ¡De terror!

Luego de una hora y media, ya le tomás más confianza a las diferentes máquinas, pero siempre tenés dudas sobre éstas.


Mirando a los “pro” del gym utilizando cosas que nunca habías visto, con grandes pesos y preguntándote: ¿eso para qué será? ¿Será que yo puedo? ¡Uy no, qué miedo!


¡No te preocupés, son pensamientos por lo que todos pasan!



¡Si tu experiencia fue similar, quiero decirte que no sos el único! Cada uno tiene su proceso, se llega sin conocer el ambiente, a los entrenadores, las máquinas; sin un

programa de entrenamiento, sin entender el porqué es importante, el porqué debemos de seguirlo y muy probablemente con un poco de vergüenza o miedo.


Como muchas cosas en la vida, “el gym” es un camino, no un destino.

Lo importante es dar ese paso, afrontar el primer día y luego extenderlo a lo largo del tiempo, realizar un viaje con dirección a un objetivo o una meta. Conforme avanzás por el camino, tendrás que enfrentar a algunos de estos “miedos” que tuviste el primer día, pero esta es la única manera de seguir adelante y así estar más cerca de tu objetivo.





"Con esta nota me gustaría poder ayudarte a combatir uno de los principales miedos que hemos creado en nuestro viaje por el gym, ¡el miedo a las máquinas que no conocés, a los ejercicios nuevos o al verte mal al no hacerlos bien!"


Lo primero que quiero abordar es lo siguiente:


Así como el gym se puede considerar un camino, aprender a entrenar correctamente será tu manera de avanzar por el mismo.

Con esta idea en mente, tenés que entender y tener claro que muchas veces no

usarás alguna máquina o equipo a la primera, segunda, tercera o hasta cuarta rutina. Recordá que lo primero es aprender, y luego seguir tu propio camino. Por eso debés de seguir un programa realizado por un profesional, así en definitiva sabrás que estás en el camino correcto.


Ahora bien, cuando tengás tu programa vas a seguir con la duda de cómo utilizar las máquinas, ¡algunas te van a dar miedo! Y acá es donde te podemos dar algunas recomendaciones:


  • Mi primera recomendación para no tener “miedo” es confiar en tu entrenador, ¡él es tu guía!

Recordá que si está ahí es porque estudió para poder guiarte, para darte los “tips” y las herramientas necesarias para que cada vez que llegués a un obstáculo podás superarlo y así logrés seguir avanzando seguro y con el mejor paso.


  • La segunda recomendación es tener paciencia.

Muchas de las máquinas que dan “miedo” por su apariencia ruda y pesada son más sencillas de usar de lo que pensás. Tenés que tener en cuenta que al principio otros ejercicios y movimientos van a darte el mismo beneficio que esas máquinas “tenebrosas”, así que realmente no es necesario usarlas cuando iniciás, mejor concéntrate en seguir mejorando en los ejercicios que estás realizando y las máquinas que utilizás en tu actual programa.


¡Te cuento un secreto! Estos ejercicios te están preparando, para vencer a la máquina tenebrosa, cuando te enfrentes a ella.


  • Y ahora sí, pasan los meses y tu entrenador incluye una de esas máquinas en tu rutina. Con esto te doy mi tercer recomendación. ¡Reconocé que no le tenés miedo!


Lo que te genera ansiedad es no saber cómo utilizarla, equivocarte en ella y muchas veces la vergüenza de preguntar por la manera correcta de trabajar en ella.


La principal manera de perder este “miedo” es muy sencilla, ¡acercate a tu entrenador y preguntale cómo usarla correctamente! Recordá que él también empezó de

cero.


Así podrás aclarar tus dudas y darte la guía para sacar el mayor provecho. Incluso, podés hacerle estas preguntas para estar aún más seguro al utilizarla:

  1. ¿Cuál es la función principal de la máquina?

  2. ¿Qué parte del cuerpo trabaja?

  3. ¿Qué debo sentir en ella?

  4. ¿Qué objetivo tiene para mí esta máquina?

  5. ¿Cuál es la técnica correcta?

Parecen muchas preguntas, pero conocer bien el equipo será lo más importante para

utilizarlo correctamente.


Si tenés claro cuáles músculos trabajan, entonces entenderás más fácil cómo debés moverte y qué debés sentir en ella.


Como conclusión solo quiero recordarte que todos en algún momento empezamos en el gym desde cero, y con los mismos miedos, pero seguir adelante es una decisión de la que no te vas a arrepentir.

Recordá que para lograr tu objetivo es muy importante disfrutar de cada momento

de este viaje, y como cualquier viaje esto se logra más fácil con el guía adecuado.


No te quedes con el “miedo”. Como entrenador sé que sos capaz de ganarle a las máquinas tenebrosas, y cuando lo logrés te sentirás muy orgulloso de vos mismo, y nosotros nos sentiremos orgullosos de vos y tu avance.


Franco Climent,

Coordinador Fitness de la sede Moravia.




*Copywriting para formato blog realizado por TBS Marketing,

Paula Núñez Aguilar.

159 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo